En braille

En braille

La comunicación más precisa y completa de los contenidos matemáticos es la que se realiza mediante el “lenguaje simbólico”.

Así pues: es necesario saber leerlo y escribirlo. Y no saberlo equivale a proclamarse como “analfabeto matemático”.

Gracias al Código Matemático Unificado (CMU-1987; en revisión) pueden escribirse en braille expresiones matemáticas de cualquier nivel educativo, aprendiéndolo a medida que se necesita.

Se realiza todo género de operaciones y transformaciones aritméticas, algebraicas, analíticas, lógicas…,

Pueden construirse tablas y cuadros, e incluso gráficas y diagramas.

Con independencia del instrumental de escritura disponible: ya sean regletas o pautas, máquina Perkins u ordenador complementado con una “línea braille”.

Para este último se dispone también de un código braille de 8 puntos, más compacto.